jueves, 24 de julio de 2014

Muchas flores.

Me gusta mucho hacer fotos en el mes de julio porque es el momento en el que el jardín se llena de color.
Empiezan a aparecer los nenúfares en el estanque.
La buganvilla está preciosa. 
Liatris al pie del magnolio. Estupendos para hacer un bonito bouquet; además duran mucho como flor cortada. 
Este verano coloqué verbenas en las cestas que cuelgan de la bodega. Todavía tienen que crecer un poco más. 


Comentando con mi madre los últimos trabajos.



martes, 17 de junio de 2014

¡Un regalo muy, muy especial!

Esta tarde he recibido un regalo precioso de mi alumno Mateo.  Pensamos que es una mandarina porque en la maceta plantó hace tres años un montón de semillas de peras y de  mandarinas y,  por la forma y la textura de sus hojas,  nos inclinamos por esta última.    
Mateo, la pondré en un lugar muy especial de mi jardín y la cuidaré con mucho esmero como lo hiciste tú durante todos estos años  para que crezca sana y fuerte.  Ella será el nexo que nos mantendrá unidos, porque  siempre que la mire  me acordaré de tí y, por supuesto,   prometo enviarte la primera fruta estés donde estés.
Te quiero mucho. Un beso. 
Tu profe.


domingo, 4 de mayo de 2014

 Después de una temporada muy larga, vuelvo con las primeras imágenes de la primavera. 
El huerto con las patatas bastante crecidas. 


Unos días antes de podar las osteospermun.
 El cerezo ornamental.
 Las fucsias que me regaló Ana.
 Como todos los años, el rosal empieza a florecer.
 Lobularias en el borde, espero que en unos años cubran todo el espacio.
Los pasos japoneses estaban preciosos con las margaritas.
Otra toma de las osteospermun.
En segundo término, las hortensias.

Espero que os hayan gustado. 

lunes, 29 de julio de 2013

Agapantos, hortensias, beloperone y dalias.

En esta época los agapantos llenan de azul el jardín y su presencia se hace notar entre las otras plantas. 

 Las hortensias también destacan sobre el resto, tanto por el verdor de sus hojas siempre enhiestas, como por el color de sus flores. 
La beloperone con sus llamativas brácteas y sus diminutas flores blancas mantiene siempre un aspecto radiante y colorido, pero cuando las brácteas se secan,  agradece una limpieza. 
Las dalias,  cuando están erguidas, embellecen cualquier rincón; lo malo es cuando las tumba el viento, por eso no les viene mal entutorarlas. 

jueves, 25 de julio de 2013

Accidente ferroviario en Galicia.

Nuestras condolencias  y nuestro cariño para todas aquellas personas afectadas por el trágico accidente ferroviario ocurrido ayer en las inmediaciones de la ciudad de Santiago de Compostela. 


In memoriam E. B. y T.

domingo, 21 de julio de 2013

Tiempo de lavandas, de buganvillas en flor, de petunias...

La lavanda empieza a perder las flores, pronto habrá que hacer una poda de limpieza. La petunia del fondo está portándose estupendamente, puesto que está dentro de una cestita pequeña y en la misma maceta en la que venía cuando la compré. 

Claveles, petunias y esa "liatris" que le da altura al conjunto 
 Al fondo petunias blancas y más adelante hortensias moradas.
 También la glicina está en flor, es la segunda floración del año mucho menos abundante que la de principios de primavera,  pero suficiente para llenar el espacio de un agradable aroma dulzón.
 La buganvilla está llenándose de flor,  día a día se cubre con más y más brácteas de color. 
 Una visión más cercana de las hortensias. 
El rosal del fondo está también rebosante.
¡Os deseo un feliz domingo!

jueves, 18 de julio de 2013

Unas cuantas fotos más. 
Esta fucsia fue un regalo de Ana. ¡Gracias, Ana!
Las hortensias y las dalias  dan color al fondo del arriate. 
Una vista del rincón.
Una vista más general del conjunto.
Espero que os aporten alguna idea para vuestros jardines. 
¡Feliz día!

miércoles, 17 de julio de 2013

Muchas flores en el mes de julio.

Estos días estuvimos haciendo arreglos, aún no hemos acabado. Reubicamos la fuente e hicimos un parterre con madera en el que plantamos alstroemerias, petunias blancas y una tulbaghia violácea. La foto tiene demasiada luz, a ver si esta tarde saco otras mejores.


Felices vacaciones. 

sábado, 25 de mayo de 2013

La aguileña, aquilegia o columbina, una flor con historia.

    La decoración con plantas en los manuscritos iluminados alcanzan su apogeo en el siglo XV, aunque su origen se remonta al período medieval. Su inclusión, bien adornando las iniciales que marcaban el principio de los capítulos o de las plegarias, bien enmarcando el texto a lo largo de sus márgenes, atendía a varias razones fundamentales: decorar,  embellecer o dotar al texto,  a través de  la imagen,  de un  significado específico.  
   Entre las muchas plantas que podemos encontrar en estos bellos manuscritos resalto a la aguileña porque me encanta, tanto por su delicadeza en las formas, como por su aparente fragilidad.
    En cuanto a su historia, sabemos que esta flor se asociaba con los pájaros debido al parecido de sus pétalos con las alas de éstos;  abundando en la imagen, se decía que semejaba un águila, considerada símbolo del espíritu de Cristo;  e incluso  una paloma, imagen del Espíritu Santo, de ahí sus nombres :  "aguileña y columbina". Asimismo,  en los lugares de habla francesa,  su nombre vulgar era ancholie, abreviatura de melancholie, de ahí su otro nombre "aquilegia".



   Podemos encontrar una de estas flores en el Libro de las Horas Huth (Flandes), en la secuencia de la Pasión, donde hay una miniatura del entierro de Cristo; en el Breviario de Isabel la Católica, en las páginas del  "David y el coro del templo" (también en otras muchas del mismo)  entre lirios, rosas, alhelíes, etc.;  en el libro de horas conocido simplemente por su código bibliográfico:  Add. MS 35313; y en otros muchos de la época. 

 Detalle (Breviario de Isabel la Católica). Las aquilegias son las tres flores grandes azuladas de la izquierda.
Detalle de " David y el coro del templo" (Breviario de Isabel la Católica). La aquilegia azul  aparece abajo en el margen izquierdo.


   Para profanos como yo, que queráis saber un poco más sobre este mundillo tan apasionante,  os recomiendo este libro:

FISHER, C. "Las flores en los Manuscritos Medievales". AyN Ediciones. Madrid 2006.  







viernes, 24 de mayo de 2013

Rosal Albéric Barbier.

Como todas las primaveras, mi Albéric Barbier florece  y llena de color una de las fachadas de la casa. 















 Un abrazo.